Financiación de la educación

Financiación de la educación
¿Que te parece este post?

La Financiación de la educación es la principal inversión en recursos humanos y, por tanto, desempeña un papel fundamental en el desarrollo de un país. El gobierno de EE.UU. desempeña un papel importante a la hora de garantizar que la educación superior sea asequible y de fácil acceso para la gran masa a través de diferentes préstamos y becas. Sin embargo, hay algunos factores que han contribuido a la desafortunada reducción de las ayudas federales.

Según un estudio del Comité Económico Conjunto, el precio de las matrículas en las instituciones de enseñanza superior se ha duplicado en menos de 20 años y parece aumentar cada día.

El estudio también demostró que en 1995 la enseñanza superior era mucho más barata, con un precio de 6.000 dólares, incluido el alojamiento, para las instituciones públicas. La Financiación de la educación es, por tanto, una pesadilla para el padre medio.

En los últimos 10 años, las ayudas federales han aumentado en un margen del 65%, pero esto no ha ayudado a que la educación sea asequible. El coste de los préstamos estudiantiles aumenta regularmente y esto afecta directamente a su disponibilidad. Las personas con ingresos altos y medios obtienen mejores ofertas, mientras que los pobres tienen que buscar opciones de financiación alternativas. Algunos buscan subvenciones, mientras que otros buscan otras posibilidades de becas para su educación. Las ayudas federales han bajado un 36%, lo que ha dejado poca o ninguna esperanza a los estudiantes pobres.

Los préstamos estudiantiles no son lo suficientemente perfectos como para cerrar la brecha también para las personas de ingresos medios. Las tasas de matrícula han aumentado rápidamente en los últimos 10 años en un margen del 45%, lo que a su vez afecta a los beneficios de los préstamos estudiantiles. En general, este sistema depende de las deudas de los estudiantes sin tener en cuenta a las familias menos afortunadas.

Debido a estos factores, la brecha entre los ingresos medios y los pobres que asisten a la universidad ha aumentado significativamente. El miedo a endeudarse ha hecho que muchas familias pobres eviten por completo los préstamos y, por tanto, nunca asistan a la universidad. Entonces, ¿cuál es el camino a seguir y qué deben hacer los padres para asegurarse de que están mejor preparados para ver a sus hijos en la universidad?

Ahorrar para la universidad

Se supone que los padres deben contribuir con un determinado porcentaje a la educación universitaria y, aunque así sea, hay una tendencia a no ahorrar. Tanto si su hijo quiere obtener un título de dos años como una licenciatura de cuatro años, es importante planificar con antelación. Antes de empezar a ahorrar, hay que tener en cuenta varias cosas, como la universidad a la que va a asistir el niño, el curso que va a seguir y los costes del mismo.

Evita errores comunes en la administración de tu crédito educativo -  Finanzas Personales Ecuador

En este sentido, los colegios comunitarios son los menos caros. Ofrecen cursos que oscilan entre los 300 y los 600 dólares. Las universidades estatales, por su parte, son conocidas por sus costes variables, aunque el coste medio por curso puede ser alto o inferior a 1.000 dólares. Las universidades privadas son las más caras y, aunque este es el caso, los costes varían de una escuela a otra. Independientemente de los costes, una cosa que hay que tener en cuenta es que la educación universitaria no es barata y hay que prepararse de antemano para los retos que se avecinan.

Los peligros de no ahorrar para la universidad

La falta de un plan de ahorro temprano para la educación universitaria de tu hijo entraña varios peligros. El primero de la lista es el hecho de negar a su hijo la oportunidad de cursar estudios universitarios. Como ya se ha dicho, la educación constituye la columna vertebral de los recursos humanos y no educar a tu hijo sólo le pone en desventaja en el sector laboral. En el futuro, se espera que los costes de la educación universitaria aumenten y la falta de preparación sólo supone una grave amenaza para la continuidad de la educación. El futuro también es imprevisible y prepararse con antelación es la única manera de asegurarse de estar prevenido y de que su hijo esté preparado para la universidad.

La Financiación de la educación en el extranjero y los costes

La Financiación de la educación en el extranjero ha sido una alternativa para algunos padres que lo han pasado mal al intentar que sus hijos reciban una educación. Con el elevado aumento de los costes de la educación en algunos de los principales destinos educativos extranjeros más baratos, como Asia y Oriente Medio, resulta aún más difícil para los padres hacer frente al coste. Esto ha hecho que aumente el número de estudiantes que buscan alternativas de financiación, como becas y trabajos a tiempo parcial

. Sin embargo, esto no ha servido para aliviar la situación y facilitar a los padres. La educación en el extranjero tiene aproximadamente cincuenta becas y algunos países no permiten a los estudiantes trabajar y estudiar al mismo tiempo. Los que consiguen financiación obtienen cantidades menores y esto se debe a la recuperación de la crisis mundial. Por todas estas razones, los padres deben buscar opciones de financiación alternativas para la educación universitaria de sus hijos, como las becas independientes.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies